27 videojuegos míticos de las salas recreativas

street fighter ii videojuegos clasicos

15. Crazy Taxi

crazy taxi videojuegos clasicosA punto de decir adiós a la década de los 90, los juegos de recreativas evolucionaban en todos los aspectos: mejores gráficos, más jugabilidad y mejores máquinas, como se puede ver en el Crazy Taxi, un juego de conducción “loca” como su propio nombre indica en el que tenías que atravesar zonas urbanas y esquivar coches para llevar a tus clientes a su destino a contrarreloj.


14. Daytona USA

daytona usa juegos recreativasUn simulador de coches que sí que era un vicio. Era muy común ver la máquina para 2 jugadores pero también había máquina para 4 jugadores (en esa sí que te echabas unas risas cuando os metíais cuatro a la vez). Volante con vibración, pedales con válvulas de presión y palanca de cambios para darle el máximo realimso. Incluso en algunas versiones de la máquina hasta el asiento vibraba.


13. Dance Dance Revolution

dance dance revolution recreativasDance Dance Revolution fue un juego precursor de un nuevo género de videojuegos que aún hoy mantiene su éxito: el de los juegos que diriges con tus movimientos. En este juego, creado en 1998 por Konami, tenías que bailar siguiendo las flechas que se iluminaban. En el vídeo de muestra, un crack enseñando cómo se juega a esto:


12. Time Crisis II

time crisis ii videojuegos clasicosCon Time Crisis II llegó un nuevo tipo de shooter que añadía la posibilidad de cubrirte para evitar que te alcanzasen los disparos. Este estilo aportaba mucho dinamismo, ya que el escenario cambiaba continuamente. También exigía mucha concentración ya que al mínimo despiste te calzaban un disparo. Si la primera parte ya tuvo éxito, la segunda a un más al introducir el modo cooperativo.


11. The House of the Dead

the house of the dead videojuegos clasicosUn shooter del mismo tipo que el Time Crisis, pero ambientado en un mundo lleno de zombies. Aquí el principal peligro no era que te disparasen, si no que te alcanzasen. Tuvo hasta 4 partes que yo sepa.



Deja un comentario

Arriba